Minimalismo: ¿Qué Es?

minimalismo

Buena pregunta.

Por lo general, el minimalismo se define por la búsqueda de lo esencial a través de la eliminación de lo superfluo, incluyendo las distracciones y lo que no nos aporte valor.

Sin embargo, cuando se menciona «minimalismo» y «minimalista«, vienen a la mente ejemplos como éstos:

  • Un movimiento radical anti-consumista, privado de lujos y comodidades, donde vistes siempre igual y vives en espacios minúsculos con una decoración estéril.
  • Jóvenes solteros que viajan despreocupados por el mundo, con lo que llevan en sus mochilas como sus únicas pertenencias.
  • Una familia de vida saludable, vegana, respetuosa con el medio ambiente que se mueve en bicicleta.
  • Una vida espartana y solitaria en medio del campo, sin dispositivos electrónicos y si te descuidas, sin agua corriente.

A decir verdad, todo esto también encajaría con una vida minimalista. Pero por mucho que esta simpática parodia del minimalismo corrobore esta versión extrema, ni es lo habitual ni es la parte que me interesa.

Para mí, que soy nueva en esto, minimalismo sería el arte de no complicarte la existencia, que ya es difícil tal y como viene. Un medio para llevar una vida más sencilla y satisfactoria, sin la esclavitud del tener y querer más cosas. Y oye, simplicidad no es sinónimo de vivir austeramente o renegar de las cosas materiales.

El minimalismo no es un dogma o una religión, ni una etiqueta que te identifique como tal. Tampoco es una competición sobre quién tiene menos cosas. Y no nos engañemos, no te conviertes en minimalista de la noche a la mañana por intervención divina, ni por mucha crisis personal o existencial que hayas atravesado.

Sería más bien una manera de vivir, con un proceso y aprendizaje continuo. Vivir de forma deliberada y no en «piloto automático», más coherente con nuestros valores en lugar de satisfaciendo las expectativas de otros. No hay normas, sólo las tuyas, ni se aplica de forma correcta o incorrecta. Y al igual que no hay dos personas iguales, no existen dos minimalistas idénticos.

Y como es natural, tus necesidades y prioridades cambian a lo largo de tu vida. El minimalismo se acomoda a tu situación vital actual, permitiéndote experimentar y buscar nuevas soluciones que te acerquen a tus propósitos. En definitiva, lo haces funcionar adaptándose a ti y no al revés.

¿Qué ocurriría si te quitases de encima lo que malgasta tu energía, tiempo y dinero? Pues que no sólo podrías centrarte en áreas importantes como la salud, familia o tu desarrollo personal, sino que harías espacio a nuevas posibilidades y experiencias que antes ni siquiera te habías planteado.

Por ello, el minimalismo te acerca más a las personas que quieres y al mundo natural al que perteneces. Te encuentra contigo mismo y te permite disfrutar de lo que ya tienes.

Visto así, ¿quién no busca vivir con más entusiasmo, tranquilidad e intención? Empieza con estos métodos para empezar una vida minimalista ya.

 

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *