Mis 30 Días de Reto Minimalista

reto minimalista

Me topé con este reto minimalista aquí, y me pareció una buena oportunidad para reducir el exceso de cosas en mi casa. Vivo en un pequeño apartamento de alquiler  y el espacio precisamente no me sobra.

Es curioso, los propios Minimalistas dicen «no te hace falta más espacio, sino menos cosas», y pensé que tal vez tuviesen razón. Normalmente, la cantidad de cosas que acumulamos es directamente proporcional al tamaño de nuestras casas o trasteros. Cuanto más espacio de almacenaje, más lo abarrotamos. Somos así, acumuladores por naturaleza.

Tal y como adelantaba en este post, el reto consiste en deshacerte del mismo número de objetos que el día del mes en el que estás, así durante 30 días. Puedes eliminar cualquier cosa, grande o pequeña, en eso no hay restricciones; pero al final del día, tienen que salir de tu casa (para realmente descartarlas, y no caer en la tentación de recuperarlas). Se debería jugar con un compañero, y gana quién complete el ejercicio o llegue más lejos.

Tengo que decir que subestimé el desafío. Echando cuentas, una vez que acabes te has deshecho de la friolera de 465 objetos, y no fui muy consciente hasta que pasaron un par de semanas. Pero ya no había vuelta atrás.

Algunas consideraciones previas:

  • En mi caso fue un reto personal, así que jugué en solitario.
  • No empecé el juego en un estricto primero de mes, ni lo acabé el último día de ese mes. Comencé cuando surgió, y fui eliminando el número de cosas correspondientes (día 1 una cosa, día 2 dos cosas, etc)
  • Hice un poco de trampas: hubo días que eliminé varios días a la vez, y otros que no eliminé nada.
  • Me limité a reducir solo mis posesiones materiales o las compartidas, con el permiso de mi pareja, pero no las suyas. Aunque me vi tentada, obviamente no era buena idea.
  • Todos los días hacía un registro de lo descartado, para llevar la cuenta y sacar un inventario, que pongo más adelante.
  • Debido a las restricciones de Covid, no me fue posible donar muchas de las cosas en el momento, principalmente libros y ropa.
  • Lo que era para tirar o reciclar, lo hacía al final del día. He regalado otras tantas cosas a mis vecinos y no puse nada en venta (o no merecía la pena vender, o el confinamiento no lo ponía fácil)
INVENTARIO 
DÍA 1Bote de cristal
DÍA 2Bote de cristal
DÍA 3Botellas de plástico extra que vienen con la Nutribullet y sus tapas
DÍA 4Tupper, 2 ensaladeras, utensilio de cocina
DÍA 5Miscelánea del cajón de ferretería
DÍA 6Maquillaje caducado o no usado
DÍA 7Libros
DÍA 8Libros
DÍA 9Miscelánea de manualidades y de los cajones "desastre"
DÍA 10Camiseta vieja, lámpara de papel, vasos y tazas promocionales, saco de tela
DÍA 11Paños de cocina y un babero
DÍA 12Terraza: macetas, una alfombra y otros objetos varios; un par de utensilios de limpieza
DÍA 13Toallas, sábanas, productos del baño
DÍA 14Medicinas y papelería
DÍA 15Menaje de cocina, pinturas y pinceles muy usados o gastados
DÍA 16Termo, 2 cajas, adaptador usb, móvil antiguo, luces a pilas, delantal, gorro, alfombra, 2 almohadas, manualidades
DÍA 17Ropa, paraguas
DÍA 18Bolsos, miscelánea de ferretería, cosmética, otra caja, un pendrive
DÍA 19Parafernalia de recién nacido: biberones, chupete, cambiador, cucharas, juguetes muy usados
DÍA 20Más cosas de bebé, fundas de almohada extras, mantel, papelería, botella térmica
DÍA 21Perchas, un maquillaje, móvil antiguo, cargador, cinturón, set de sobres de papel, manualidades, saco grande de tela, libro, una lámina de cuadro, un juguete, un balón
DÍA 22Estrellas de mar, gorro de nadar, bolsas de aspiradora, múltiples pares de medias, decoración de Halloween, 2 bolsas grandes de vacío, un abrigo, funda nórdica, 2 mantas, paquete de pañales.
DÍA 23Maleta grande, colchón hinchable, bolsa de tela, carro de la compra, cable, 2 libros y una libreta, 2 pares de zapatos, miscelánea de bebé
DÍA 24Alfombra grande, lienzo, mueble, percha, juguetes y libros infantiles, ambientador
DÍA 25Perchas infantiles, botes, tablas de madera y plástico de cocina, pequeños utensilios, pinzas de la ropa
DÍA 26Miscelánea infantil
DÍA 27Papeleo: folletos, documentos antiguos, paquetes de sobres. Tarjetas de felicitación escritas
DÍA 28Tecnología - cables, enchufes, pequeños dispositivos, portátil antiguo, tablet rota.
DÍA 29Ropa
DÍA 30Ropa infantil

¿Qué aprendí del reto minimalista?

Para los más escépticos, esto no es la frivolidad de tirar por tirar, fue un experimento que puso a prueba el apego que tengo a mis pertenencias y mis impulsos consumistas.

El ejercicio te hace abrir cajón por cajón y plantearte qué es lo que te aporta valor, lo que realmente necesitas y usas, los muchos «por si acaso» que guardas. Ese exceso de cosas innecesarias, es lo que acabas descartando a lo largo del reto, sobre todo hacia el final. Además, el saber que muchas de las cosas las donas o regalas a otros que lo necesitan hacen el proceso más satisfactorio.

Conclusión:

Lo que parecía fácil y divertido al principio, se convirtió en un reto a mitad de mes, y bastante duro a partir del día 20. Pero no hay arrepentimiento ninguno: mi viaje hacia el minimalismo comienza aquí. Y tú, ¿cuándo empiezas?

 

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *