Querida Nostalgia

Nostalgia etimología

A veces Nostalgia llama a mi puerta y se instala unos días. Es una vieja amiga, que se presenta sin avisar y se queda siempre más de la cuenta.

Ella es así, pero aún con todo me alegro de verla.

Charlamos sobre nuestra infancia y juventud, del primer amor, nuestra tierra y gente, de los que ya no están aquí y los que se quedaron allí, de todos los momentos únicos e irrepetibles que no van a volver.

Ella es así, en su feliz melancolía.

Hace poco ruido, la verdad, pero su presencia es inoportuna, y sus conversaciones, agridulces. Me habla de lugares borrosos y épocas lejanas, de vivencias que casi no recuerdo, o de otras que preferiría olvidar. Y yo le pregunto, esto a cuento de qué viene ahora.

Ella es así, no pasa página.

En otras ocasiones, me intenta convencer de que esos o aquellos eran tiempos mejores. Y dale con la misma cantinela, le digo, no hagas trampas. Estás idealizando el pasado: en una futura visita, me contarás que estos mismos instantes eran ya perfectos.

Ella es así, no se conforma con lo que tiene.

Tras varios días a su lado, me invade la apatía. Nostalgia es un ser etéreo, y yo uno ausente, triste. Me maldigo al descubrir que otra vez me ha pillado desprevenida.

La mañana siguiente, mi amiga ya no está. Al igual que llega de imprevisto, se marcha sin decir adiós. Hasta pronto querida Nostalgia, quién soy yo para cambiarte.

Ella, es así.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *